Radio Online
Diario Primera Hora
Radio Online

http://picasion.com/

Marcarán a peces para estudiar su comportamiento en el río Paraná

Se trata de un proyecto llevado adelante por el Instituto de Ictiología del Nordeste, dependiente de la Facultad de Veterinaria. Con la ayuda de guías de pesca, esperan marcar a tres mil piezas en el río. Además, piden colaboración a los pescadores deportivos.
El Instituto de Ictiología del Nordeste lanzó un proyecto de investigación en el que pondrán “marcas” a peces del río Paraná para así poder analizar sus comportamientos, características, recorrido en la hidrovía. El proyecto, financiado por la Comisión Mixta del Río Paraná (COMIP), y con el aporte de las Universidades de Misiones (UNAM) y del Nordeste (UNNE), se focaliza en la recaptura del animal, y en su análisis.
Será implementado en la zona Norte de la provincia de Corrientes y en parte de Misiones. “El área delimitada por la COMIP es entre el norte de Misiones y la zona de confluencia del Paraná con el Río Paraguay”, explicó el subdirector del Instituto de Ictiología del Nordeste, Sebastián Sánchez, a época.
“Tenemos un plantel de tres mil precintos para colocar, y vamos a implementarlo con la ayuda de un grupo de 30 pescadores que colaboran con nosotros, y los guías de pesca que viven de la actividad en esas zonas del río”, comentó.
El proyecto se centrará en especies como surubí, dorado y pacú, y vamos a colocar precintos en aquellas piezas que sean jóvenes y que deban ser devueltas por su tamaño.
“Según los registros, hay un promedio de 100 guías de pesca entre Itá Ibaté, Paso de la Patria, Ituzaingó, sin contar los de Misiones. A ellos les entregaremos los precintos y cada vez que capturen una pieza, le colocarán la marca antes de devolverla”, contó.
Durante las próximas semanas, el equipo del instituto visitará las ciudades con mucha actividad pesquera, organizará charlas informativas a los pescadores y entregará precintos a quienes estén dispuestos a colaborar. “Estimamos que con la ayuda de los guías más los colaboradores del equipo, en dos o tres meses podríamos alcanzar las mil piezas marcadas, aunque no es el número final, ya que queremos colocar tres mil precintos”, dijo.
El proyecto, no sólo se focaliza en la marcación de los peces, sino también en la obtención de información a la hora de la recaptura. “Cada precinto tiene un numero de serie y un teléfono de WhatsApp, para que cada vez que lo recapturen, nos puedan mandar una foto o un video de la pieza y la marca”, sostuvo.
Sebastián explicó que “la importancia radica en la recaptura, porque a través de otros proyectos parecidos el índice de recaptura es muy bajo, con nuestro proyecto el número de marcas será importante y creemos que el porcentaje de recaptura será mayor”.

Colaboración
Sánchez hizo especial énfasis en la colaboración de los pescadores en un futuro, cuando las marcas estén colocadas y las piezas puedan ser recapturadas. “Es esencial para el avance del proyecto que los pescadores nos envíen una foto al número de teléfono especificado en el precinto y nos cuenten dónde lo capturaron”.
Esto permitirá elaborar una base de datos con cada pieza, saber su comportamiento, crecimiento, hacia dónde se dirige, y tener precisiones de la fauna íctica.
“Somos muy optimistas y las expectativas siempre son las mejores, creemos que el número de precintos nos permitirá tener más datos, ser precisos y contar con la ayuda de aquellos que realmente se preocupan por la fauna y la vida de los peces”, dijo.

Proyectos relacionados
Sánchez comentó que no es la primera vez que se llevan a cabo este tipo de proyectos en el río Paraná. “Recursos Naturales ha hecho años anteriores marcaciones en los torneos de pesca, como el la Pesca del Surubí”, contó. Yacyretá e Itaipú también hacen lo mismo, aprovechando los ascensores de las represas. “Usualmente los peces tienen a ir río arriba, entonces marcan los peces en la zona de los ascensores y los devuelven antes que continúen migrando”, explicó.
Sin embargo, este tipo de experiencias no siempre ha tenido muy buenos resultados. “Por la falta de colaboración de los pescadores, estos proyectos no han prosperado mucho, han habido casos en los que los campings de verano en las playas estaban repletas de precintos, lo que indica que la gente captura la pieza y se los come, y así no se puede tener continuidad”.

0
0
0
s2smodern
powered by social2s